Eduardo Valdés presentó sus cartas al Papa Francisco en una ceremonia excepcional

En una ceremonia de 90 minutos, el Papa Francisco recibió las cartas credenciales del flamante Embajador argentino ante la Santa Sede, Eduardo Valdés. El acto se llevó a cabo en la Biblioteca del Palacio Apostólico, Residencia Oficial de los Papas desde el año 1548.

En audiencia privada, Embajador invitó al Santo Padre a visitar la Argentina de parte de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Francisco agradeció la invitación y manifestó que la tendrá como prioridad para finales de 2015 o 2016. Francisco envió un especial saludo a la Presidenta y su bendición a todo el pueblo argentino. Hizo mención especial al flamante Secretario de Inteligencia de la Nación, Dr. Oscar Parrilli, a quien deseó lo mejor en sus nuevas funciones y aseguró que reza por él. Manifestó a su vez su agradecimiento a las Presidentas de Argentina y Chile, con quienes quiere celebrar el 30º aniversario de la mediación papal que llevó adelante el cardenal Samoré, aspirando encontrarse con ellas durante el mes de enero.

Valdés estuvo acompañado por su familia, los tres hijos de Alicia Oliveira, ex Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y del Presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y enviado especial de la Presidenta, Dr. Julián Domínguez. Francisco saludó a todo el personal de la Embajada y a más de 50 invitados que llegaron de Buenos Aires a acompañar el acto de asunción, quienes aguardaron en la Sala del Consistorio Vaticano, lugar en el que se ordenan los Cardenales y célebre por haber sido el escenario en que Benedicto XVI anunció su renuncia.

El flamante embajador se entrevistó con el Secretario de Estado de su Santidad, Cardenal Pietro Parolín, quien fuera de protocolo, se apersonó en la recepción que brindó la Embajada a todos los invitados en la Casina Pío IV, sede de la Pontificia Academia de Ciencias, cuyo Canciller es su Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, quien cedió ese lugar en gesto de amistad hacia la Argentina, su país de origen. También participaron de la ceremonia Monseñor Guillermo Karcher, ceremoniero pontificio, Monseñor Fabían Pedacchio, secretario privado de Su Santidad, Monseñor Avelino Betancourt, Jefe de Protocolo del Vaticano y Monseñor Guiseppe Laterza, Oficial de la Secretaría de Estado.

A final , Francisco saludó a todos los presentes: “recen por mi y por el Embajador, porque su tarea es una tarea difícil y muy importante. Una tarea de pequeños pasos, cosas pequeñas, pero siempre encaminadas a llevar la paz, acercar el corazón de los pueblos, a sembrar fraternidad entre los pueblos”.

Coment� la nota