Dura crítica de Francisco a la "hipocresía de los malos pastores"

Dura crítica de Francisco a la

En la misa de apertura del sínodo extraordinario, el Papa hizo una clara alusión a las internas en la Iglesia y dijo que las familias cargan "pesos intolerables"

Francisco no ahorró palabras fuertes ayer en la misa de apertura del sínodo extraordinario sobre desafíos de la familia, considerado un evento crucial que puede significar para la Iglesia Católica un antes y un después, como ocurrió con el Concilio Vaticano II (1962-65).

En una homilía inspirada en la imagen de la viña del Señor, el Papa denunció "la hipocresía de algunos", "la codicia del dinero y del poder" y a los "malos pastores que cargan sobre los hombros de las personas pesos insoportables, que ellos mismos ni siquiera tocan con un dedo". Y llamó a los 191 padres sinodales de todos los continentes a dejarse guiar por el Espíritu Santo y a no "frustrar" el sueño de Dios, trabajando durante las dos semanas que durará la asamblea con "verdadera libertad" y "humilde creatividad".

"Las asambleas sinodales no sirven para discutir ideas brillantes y originales ni para ver quién es más inteligente... Sirven para cultivar y custodiar mejor la viña del Señor, para cooperar en su sueño, su proyecto de amor por su pueblo. En este caso, el Señor nos pide que cuidemos de la familia, que desde los orígenes es parte integral de su designio de amor por la humanidad", dijo el Papa, en una frase que pareció aludir a las polémicas que hubo entre cardenales conservadores y reformistas sobre algunos temas de familia a debatir, en las últimas semanas.

"Somos todos pecadores y también nosotros podemos tener la tentación de «apoderarnos» de la viña, a causa de la codicia que nunca falta en nosotros, seres humanos", agregó, en el sermón que pronunció en una misa solemne que concelebró junto a obispos y cardenales en la Basílica de San Pedro.

"El sueño de Dios siempre se enfrenta con la hipocresía de algunos servidores suyos. Podemos «frustrar» el sueño de Dios si no nos dejamos guiar por el Espíritu Santo. El Espíritu nos da esa sabiduría que va más allá de la ciencia, para trabajar generosamente con verdadera libertad y humilde creatividad", afirmó.

El sínodo extraordinario -que es tan sólo una primera parte de un proceso que seguirá en un segundo sínodo, el año próximo- debatirá sobre temas de gran actualidad, antes considerados tabú por la Iglesia Católica.

El debate fue precedido por un cuestionario de 39 preguntas que el Papa envió a todas las diócesis del mundo para tener una radiografía clara de la situación, que certificó que existe una distancia enorme entre los preceptos de la Iglesia en diversos temas que hacen a la familia y lo que efectivamente hacen los fieles católicos.

Así como desde un sector hay expectativas de cambio y aperturas, desde otro, conservador, hay preocupación. Los temas a discutir son muchos: las parejas homosexuales, las parejas de hecho, la comunión a los divorciados vueltos a casar, los hijos de las parejas, las niñas madres, los abusos, la pobreza, la guerra, la violencia, la inmigración, que en diversas formas y en diversas partes del mundo sacuden a las familias.

"La Iglesia debe reconquistar credibilidad entre la gente, sobre todo en temas de sexualidad y de familia", dijo al diario La Repubblica el padre jesuita austríaco George Sporschill, que en 2012 recopiló el testamento del prestigioso cardenal Carlo Maria Martini, famoso biblista y referente intelectual de un ala progresista, que antes de morir lamentó que "la Iglesia se quedó atrás no 200, sino 300 años".

Anteayer, en una vigilia de oración por el sínodo en la Plaza San Pedro, el Papa llamó a los padres sinodales a renovar la Iglesia y la sociedad, invitándolos a escuchar las angustias de la época, a escuchar la voluntad de Dios y a un debate abierto y fraterno. Ayer, antes de la misa de apertura, desde su cuenta de Twitter, volvió a insistir en esa misma línea: "Al comenzar el sínodo sobre la familia, pidamos al Señor que nos muestre el camino".

LA IGLESIA Y LA FAMILIA EN EL MUNDO ACTUAL

Francisco

"El sueño de Dios siempre se enfrenta con la hipocresía de algunos de sus servidores"

"El Señor nos pide que cuidemos de la familia que es parte integral de su amor por la humanidad".

Coment� la nota