Dakota del Sur se convirtió en la comunidad judía más pequeña de Estados Unidos

Dakota del Sur se convirtió en la comunidad judía más pequeña de Estados Unidos

Los primeros judíos que se asentaron en lo que hoy en día es Dakota del Sur, Estados Unidos, se establecieron en Deadwood durante la Época Dorada hace más de 150 años, donde encontraron un nicho para vender verduras, bienes secos y otros. Para 1920 este estado americano era hogar de 1.300 judíos.

Sin embargo, la comunidad ha bajado notoriamente hasta un estimativo de 390 personas, menos que la décima parte del uno por ciento de la población de ese lugar. Esto la convirtió en la comunidad judía más pequeña de Estados Unidos, la cual no tiene un rabino permanente y está preocupada porque muy pocos jóvenes ayudan a mantenerla viva. "Nadie quiere ser el último en apagar las luces", dijo Steve Benn, doctor neonatal que es líder de la sinagoga de Rapid City.

Él dirige ceremonias de bar mitzvah, circuncisiones rituales y servicios funerales. Las razones para la baja de población judía varían. Algunos miembros que se encontraban en la base Ellsworth de la Fuerza Aérea fueron transferidos a otro lado y se llevaron a sus familias, algunos médicos que trabajaban en reservas indias fueron eventualmente reasignados y otros judíos simplemente se fueron en búsqueda de mejores oportunidades en áreas más pobladas. "Casi todas las personas que se han mudado aquí lo han hecho por razones profesionales", dijo Benn.  

La comunidad tiene dos sinagogas activas, una en Sioux Falls y otra en Rapid City. Una tercera que se encuentra en Aberdeen a veces tiene servicios y estudios de Torá en grupo. La de Rapid City fue una vez una casa familiar que fue donada a la comunidad por Stan Adelstein, un senador estatal que a veces oficia bodas. Dakota del Sur es el único estado americano que no tiene un rabino permanente y Benn dijo que es debido a "fuerzas de mercado". "Si la sinagoga puede pagarle a un rabino y hay gran necesidad de tener uno, cada una hace su propio arreglo", dijo. 

El último rabino del estado, Stephen Forstein, llegó en 1979 luego de que falleciese el de Sioux Falls. Él oficiaba como rabino de medio tiempo y manejaba una empresa que lo llevó a viajar por toda la región. Sin embargo se mudó a Michigan años después. Desde entonces la comunidad ha tenido solo líderes y estudiantes de rabinos. Benn teme que la comunidad siga disminuyendo, ya que la congregación de Rapid City tiene solo un niño de edad escolar. En un encuentro reciente se discutió seguir el ejemplo de Dotan, Alabama, donde se ofrece 50.000 dólares a las familias que se comprometan a quedarse en el estado al menos cinco años.

Coment� la nota