La comunidad Judía de Miami se movilizó para pedir justicia por la muerte de Nisman

La comunidad Judía de Miami se movilizó para pedir justicia por la muerte de Nisman

El acto estuvo organizado por la sinagoga Beth Tora, junto con el Consulado de Israel en Miami y el Comité Judío Americano (AJC, por sus siglas en inglés), y contó con la reflexión  del analista político Andrés  Oppenheimer.

 Más de 850 personas de la comunidad Judía de Miami se movilizaron el viernes, en el marco del Kabbalat Shabbat, para pedir justicia por la muerte del fiscal Alberto Nisman y por el atentado a la AMIA.

El servicio fue  conducido por el rabino Mario Rojzman, quien afirmó a la Agencia Judía de Noticias (AJN) que lo que los impulsó a realizar esta manifestación fue “la necesidad de la comunidad judía latinoamericana de reunirse ante esta catástrofe”.

El acto estuvo organizado por la sinagoga Beth Tora, junto con el Consulado de Israel en Miami y el Comité Judío Americano (AJC, por sus siglas en inglés), y contó con la reflexión  del analista político Andrés  Oppenheimer

Durante la manifestación, el vicedirector del AJC, Juan Dircie, utilizó los versos de la famosa canción “Marcha de la bronca” para mostrar que los reclamos de ayer siguen siendo los de hoy: “Bronca cuando a plena luz del día / sacan a pasear su hipocresía / bronca cuando matan con descaro”. Por su parte, Oppenheimer recordó a la gente “lo instrumental que fue Nisman en la búsqueda de la verdad”,  y recalcó que “la mejor forma de honrarlo es recordar y denunciar el peligro que representa Irán para la paz mundial”.

Asimismo, el representante del consulado israelí, Gabriel Baredes,  llevó “palabras de aliento y consuelo en nombre del Estado judío”, y destacó  “los inquebrantables lazos de Israel con la diáspora toda”.

Por último, Rojzman, en su invocación final, sostuvo: “Nosotros lloramos por ti, Argentina. Lloramos por el país, lloramos por nuestras familias, lloramos por nuestros amigos,  lloramos por nosotros, lloramos por Nisman, por sus hijas, por su madre, por su familia, por sus colegas.  Lloramos porque nos quedó claro que cuando  se levantan las alertas rojas a los asesinos, se le saca tarjeta roja a los que exigen justicia”.

Según el rabino, el público presente demostró “congoja, enojo, dudas de que se esclarezca y el grito de que sin justicia el país no tiene ningún futuro”.

Coment� la nota