La comunidad cristiana local inauguró ayer la capilla “Nuestra Señora de Lourdes” en el Barrio Los Troncos

La comunidad cristiana local inauguró ayer la capilla “Nuestra Señora de Lourdes” en el Barrio Los Troncos

La iniciativa había sido del padre Miguel Ostertag y la acción para la realización la hizo la Obra San José. Estuvo el Opispo de la Diócesis de Azul dándole el marco que merecía el acto. Walter D´Aloia Criado fue uno de los principales benefactores y el brazo ejecutor de la obra.

Y un día se inauguró una capilla del otro lado de la ruta. El domingo 7 de diciembre de 2014 quedará en la historia como el día en el que la iglesia cristiana inauguró su primer templo en Bolívar del otro lado de la ruta 226. Con la capilla “Nuestra Señora de Lourdes” se saldó una deuda histórica que el padre Miguel Ostertag reconoció que tenía entre sus principales objetivos desde que llegó a Bolívar hace ya más de 20 años.

Bolívar tiene una capilla del otro lado de la vía (en Villa Diamante y otra en Colombo), del otro lado de la Rural (en Villa Pompeya); pero faltaba otra en esa punta de la ciudad, del otro lado de la 226.

Walter D´Aloia contó parte de la historia antes del corte de cintas: “El padre Miguel Ostertag en su momento nos hizo el pedido a los integrantes de la Obra San José para poder ocuparnos de terminar esta obra, y que nosotros tomamos como un acto de agradecimiento por nuestras Bodas de Plata hace dos años, y que con la colaboración de toda la comunidad hemos terminado”.

Tras las palabras de D´Aloia fue el turno de Ostertag: “Gracias Walter y toda la Obra San José por ocuparse y terminar esta capilla que tiene que ser un centro de evangelización para todo este barrio que va creciendo, se va poblando, van apareciendo muchos chicos, queda lejos del centro, está la ruta de por medio”.

Ostertag agregó que “van a hacer 23 años que estoy en Bolívar, y apenas llegué me preocupaba esta situación, toda esta barriada que iba creciendo y no teníamos un lugar de catequesis, y pensaba que no íbamos a encontrar un lugar para hacer algún salón, alguna capilla, hasta que el Señor quiso y dispuso, pudimos conseguir una benefactora, una señora que su familia fue de Bolívar, de apellido Molló, se llamaba Aurora Molló, vivía en Córdoba. Hace unos años atrás la visité, el último tiempo ya no me reconocía, ella nos donó una casita cerca de la Escuela Nº 7, pudimos venderla, con lo que obtuvimos pudimos comprar dos terrenos de 10 x 20 y se comenzó esta construcción, se levantó el edificio, se techó con el cieloraso incluido, y ahí se nos terminó la plata (risas). No sabía qué hacer, entonces el espíritu me iluminó y le pregunté a Walter si la Obra San José se podía hacer cargo, aceptaron esta tarea y se pusieron a juntar el dinero necesario, que creo que fue bastante. Han sido generosos y encontraron quienes les ayudaran”.

El párroco manifestó que “con esto para mí casi casi que estoy como el anciano Simeón (refiriéndose a la Biblia), ahora Señor puedes dejar que tu siervo se valla en paz (a lo que el Obispo Salaberry dijo por lo bajo “a eso vamos a hablarlo”). Para mí ha sido un objetivo casi molesto y finalmente se logró, siento mucha alegría porque ahora sí vamos a tener este centro de evangelización donde se va a trabajar con la familia, con los chicos, podremos celebrar misa, catequesis y todo, para esta próxima Navidad están pensando algo”.

Acto seguido el padre Ostertag bendijo la campana, que lleva el nombre de “Bernardita”, la cual fue donada por Cristina Busquet Serra, en memoria de sus padres Manuel Busquet Serra e Isabel de Busquet Serra, bisnieta de quien donara las capanas de la parroquia San Carlos Borromeo. Y Cristina hizo sonar la campana junto a sus hijos, a modo de dejarla inaugurada.

Luego Walter D´Aloia le entregó las llaves de la capilla al padre Osterga y a continuación se procedió al corte de cintas inaugural por parte de los benefactores.

Ya dentro de la capilla se descubrieron dos placas que recuerdan a los benefactores y el padre Ostertag bendijo el lugar junto al Obispo Salaberry.

Coment� la nota