China; casi 50 mil bautismos en la Iglesia católica durante 2018

China; casi 50 mil bautismos en la Iglesia católica durante 2018

El Instituto “Faith” refirió que el año pasado fueron bautizados más de 48 mil católicos. Un dato parcial, pero que parece indicar una inversión en la tendencia con respecto a los datos y análisis que demostraban una reducción en las celebraciones en las comunidades cinas entre 2010 y 2014

Durante el año 2018 se celebraron, por lo menos, 48.365 Bautismos en las Iglesias y comunidades católicas de la República Popular China. Este dato aparece en la publicación oficial del Instituto cultural “Faith”, con sede en Shijiazhuang, capital de la provincia china Hebei. La cifra engloba los datos de 104 diócesis católicas reconocidas por las autoridades chinas, distribuidas en las 30 provincias nacionales. Estos datos parecen estar en continuidad con el año anterior, cuando el Instituto “Faith” registró la celebración de 48.556 Bautismos en las comunidades católicas chinas.

Per l’informazione di qualità servono dedizione, integrità, tenacia. E servi tu. Unisciti a noi

También en 2018, como en los años anteriores, el número más consistente de los nuevos bautizados católicos según los datos de “Faith” (casi 13 mil) se concentró en la provincia china de Hebei, con otros notables casos de nuevos Bautismos celebrados en las comunidades católicas que se encuentran en las regiones con fuerte presencia musulmana y con grupos étnicos minoritarios, como el Tíbet (8 mil Bautismos), Hainan (35), Qinghai (43) y Xinyang (57).

Los datos sobre los Bautismos de los nuevos católicos chinos que ofrece cada año el Instituto, en vísperas del Nuevo Año chino, son parciales y aproximados. Toman en cuenta los Bautismos de los niños, de los jóvenes y de los adultos, pero no logran dar cuenta de los Bautismos celebrados en muchas comunidades católicas que se encuentran en las regiones más aisladas, y tampoco de los que se celebran en muchas comunidades llamas “clandestinas”, que no aparecen en los registros de los aparatos chinos que aplican la política religiosa gubernamental. A pesar de ello, estos datos representen, por ahora, el instrumento parcial más útil para tratar de llevar un registro cada año por lo menos de las tendencias que se viven en las comunidades católicos de la sociedad china. Se refiere a estos datos también el informe sobre la población católica china publicado en la primavera de 2016 en la revista Tripod por Anthony Lam Sui-ki, investigador del Holy Spirit Study Centre de Hong Kong.

Los datos anuales sobre los nuevos católicos publicados cada año por el Instituto “Faith” desde 2000 parecen trazar una gráfica con altibajos, con un crecimiento registrado hasta 2010 y una sensible disminución entre 2010 y 2015. Los últimos dos años, según los datos ofrecidos por “Faith”, indican que los nuevos bautizados fueron alrededor de 50 mil, por lo que se habría verificado una inversión en la tendencia con respecto a la tendencia del lustro 2010-2015. Mientras diferentes observadores concuerdan en la disminución de las vocaciones sacerdotales y religiosas que se ha verificado en la Iglesia católica en China con respecto a las décadas de los años 80 y 90 del siglo pasado, cuando se registró un incremento entre los seminaristas y las novicias. Los seminaristas eran 2400 en 1996, mientras en 2014 solamente eran alrededor de 1260.

El anuncio del Evangelio y los registros parroquiales

El aumento o la disminución de los que pertenecen a una comunidad de fe se debe también a factores imponderables. Y la condición anómala que ha vivido la Iglesia en China durante los últimos 70 años hace imposible reunir datos para verificar objetivamente la consistencia numérica de las diferentes comunidades o para registrar las tendencias de crecimiento o declive de las mismas en términos numéricos. Comentando los números reunidos sobre los nuevos bautizados en 2017, los responsables del Instituto describieron el anuncio del Evangelio en China como «un largo camino que todavía debe ser recorrido», por lo que invitaron a todas las comunidades a mejorar también la manera para reunir los datos sobre los sacramentos celebrados, para mantener actualizado el propio archivo y los registros de las parroquias, con el objetivo de poder contar con mejores elementos para narrar claramente la historia de la propia comunidad y de toda la Iglesia en China.

Reunir daros sobre la consistencia de las diferentes comunidades cristianas en la China popular siempre ha sido complicado y sigue siendo difícil poder contar con criterios y sistemas para reunirlos eficazmente. De la ambigüedad y de la falta de instrumentos para corroborar adecuadamente los datos surgen también todas las afirmaciones (casi siempre divulgadas sin ofrecer datos objetivos) sobre el aumento de las comunidades chinas evangélico-protestantes (exorbitante, según varios observadores). 

La fase que ha comenzado con el acuerdo parcial entre Pekín y la Santa Sede sobre los nombramientos de los obispos católicos en la China popular podría, paulatinamente y con paciencia, ayudar a eliminar los factores que complican los mecanismos para reunir información sobre la consistencia numérica real de las comunidades católicas chinas. La Santa Sede podrá ayudar, con el tiempo, a las diócesis chinas en el registro constante y objetivo de los datos. Teniendo en cuenta que los mismos datos sobre los bautismos –como subrayaron en 2018 los responsables del Instituto “Faith”– representan una manera para «atestar el crecimiento de la Iglesia y la obra de difusión del Evangelio que cumple Cristo».

Coment� la nota