Argentina: Economía y avance de evangélicos, preocupaciones del Papa

Argentina: Economía y avance de evangélicos, preocupaciones del Papa

Son temas que Francisco abordó en una larga audiencia con tres líderes sociales, quienes le entregaron dos informes pormenorizados sobre la situación en su país

Al Papa le preocupa Latinoamérica toda. Pero, en especial, la situación de Argentina. “Le preocupa mucho lo que está pasando el pueblo, el sufrimiento de la gente”. Sobre todo a nivel económico. Y también sigue de cerca el avance agresivo de grupos evangélicos, sobre todo en el conurbano bonaerense. En las afueras de Buenos Aires, donde se concentra la más grande masa de votantes en todo el territorio nacional. De esos dos asuntos, y de otros más, Francisco habló en una larga audiencia con tres líderes sociales de su país. 

Se trata de Guillermo Robledo, coordinador del Observatorio de la Riqueza “Padre Pedro Arrupe”; del “Vasco” Eduardo Murua, representante del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas y de Clelia Isasmendi, mujer de cultura, a quien Jorge Mario Bergoglio tiene un aprecio especial por su madre, Clelia Luro, quien acompañó buena parte de su vida a Jerónimo Podestá, obispo de Avellaneda que dejó todo por su amor, hace más de 60 años. La reunión duró una hora y media, en una sala de la Casa Santa Marta, la residencia del Vaticano. La mañana del sábado 8 de diciembre, aunque su contenido se conoció hasta ahora. 

“Le trajimos un informe que deja en claro que, el nivel de inflación en los últimos tres años del gobierno de (Mauricio) Macri es del 300 por ciento y las paritarias han sido de 120. No tiene antecedentes en Argentina la caída del poder adquisitivo del salario, de los ingresos de los jubilados y de los planes sociales. Ahí hubo un manejo errado técnicamente, eso se lo explicamos”, explicó Robledo, en entrevista con el Vatican Insider.

Su diagnóstico demoledor. Según la opinión del Observatorio, “Argentina se encamina al default”. Advirtió que el próximo gobierno -surgido de las elecciones del 2019- prácticamente no podrá pagar sus deudas, como ocurrió en la gran crisis de 2001. “Eso se lo explicamos (a Francisco), con los números. De eso no tenemos duda porque, si continúa esta tendencia, el sistema económico se volverá insostenible”, insistió Robledo. Y apuntó: “El Papa lo tiene claro y está convencido que será un shock para toda América Latina, al momento en que se concrete. También va a generar muchos problemas internos”.

Todo esto, dijo, producto del mayor endeudamiento de la historia argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI), autorizado por actual gobierno de la República y equivalente a 57 mil millones de dólares. Si se suman los demás acreedores, “el próximo gobierno asumirá con unos 420 mil millones de dólares de deuda externa”, dijo Robledo.

“Como observatorio lo denunciamos públicamente: este proceso de devaluación y endeudamiento feroz, todo lo que pasó en 2018, tiene como responsables a los grandes bancos internacionales. La Argentina se convirtió en un casino geopolítico de impacto sobre la región”, añadió.

El otro informe entregado al líder católico describe el avance de algunos grupos evangélicos en Argentina, sobre todo aquellos vinculados con la Iglesia Universal del Pueblo de Dios. De origen brasileño, gracias a una gran disponibilidad de recursos económicos, ese grupo han comenzado a penetrar en los principales medios de comunicación en la franja horaria nocturna de la Argentina, con una audiencia promedio de 400 mil televidentes a diario, desde la medianoche hasta las tres de la madrugada.

“Se da una dinámica mediática de alto impacto, porque las personas que asisten al templo después aparecen en televisión y eso genera un efecto multiplicador, a través de las personas que se ven en la pantalla. Están financiando a los medios a los cuales el gobierno les ha quitado la pauta publicitaria. Están creciendo sobre todo en el conurbano bonaerense, y el Papa está preocupado por esto, absolutamente, porque se está imponiendo un poder económico sobre el alma de un pueblo”, continuó Robledo.

Al escuchar ese diagnóstico, el pontífice lo identificó inmediatamente con la llamada “teología de la prosperidad”, una corriente que gana espacio en medio de las dificultades económicas.

Pero, más allá de la situación argentina, Murua, Isasmendi y Robledo viajaron a Roma -sobre todo- para plantearle a Francisco un diagnóstico mundial. Ellos desean empujar un movimiento internacional que acompañe el mensaje del propio Papa y lo apuntale al interior de la Organización de las Naciones Unidas. Desde el Observatorio de la Riqueza advierten un cada vez mayor vacío institucional en tres campos fundamentales: los medios de comunicación, la forma de medir la riqueza y el cuidado de la creación. 

Además, están preocupados por el avance vertiginoso de la inteligencia artificial. En eso coincidieron con Bergoglio, quien calificó explícitamente al fenómeno como la “cuarta revolución industrial”. Ante este escenario, ellos están convencidos sobre la necesidad de actuar dentro de la ONU para replantear algunas convenciones, “recuperarla para los pueblos” e impulsar, desde allí, “un salto civilizatorio”. 

Robledo anticipó que este análisis será plasmado en un libro, que será presentado para el sexto aniversario de la elección del Papa (que se cumplirá en marzo próximo) y que llevará por título, justamente, “Medicidio, Laudato Si y salto civilizatorio”. 

“A nosotros nos dijo: esto es una necesidad, que es correcto nuestro diagnóstico y que contemos con él. Buscamos un movimiento internacional amplio, no eclesial, ya lo estamos generando, para respaldar este proceso”, ponderó. 

Coment� la nota