Arancedo: "Podría haber una apertura en la cuestión de los divorciados vueltos a casar"

Arancedo:

El arzobispo de Santa Fe participa del sínodo de la familia en el Vaticano, y aseguró que es posible "un progreso en algunos aspectos doctrinales y disciplinares de la Iglesia".

José María Arancedo, uno de los 191 padres sinodales que desde hace casi una semana participan del sínodo de la familia en el Vaticano, aseguró que "aunque hoy no me atrevería a decirlo, podría haber una apertura en la cuestión de los divorciados vueltos a casar".

"La familia vive en la historia, en el mundo concreto, actual. Las preguntas de hoy de la familia son también las preguntas de la Iglesia, que tiene que escuchar, prestar atención y responder", afirmó el arzobispo de Santa Fe.

En una entrevista con el diario La Nación, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina además destacó que "sería importante que a partir de este sínodo, la Iglesia, que no es un partido político que busca adherentes, presente la verdad, la belleza del matrimonio cristiano, con los valores que implica, como escuela de la vida, al mundo de hoy".

Respecto de la posición del Sumo Pontífice en cuanto a los divorciados que se vuelven a casar, Arancedo destacó que "estamos con Francisco".

"Francisco no es Bergoglio, Francisco es el Papa y la palabra de él es una palabra que nos confirma incluso en la fe. Él lo que quiere ahora es escuchar a todos. Pero el día que él decida, contará con el apoyo de toda la Iglesia", agregó.

Arancedo además admitió que también "podría haber un progreso en algunos aspectos doctrinales y disciplinares de la Iglesia, siempre puede haber. Pero el progreso es en el mismo sentido, no es una ruptura".

Cuando fue consultado por el rol del papa Francisco en el sínodo, respondió que el Sumo Pontífice "está todo el día escuchando. Llega con nosotros a las 9, a las 12.30 nos vamos, a las 16 vuelve con nosotros caminando desde Santa Marta y se queda hasta las 19.30".

El arzobispo reveló que sus intervenciones en el sínodo estuvieron marcadas por "el tema de la formación para la vida matrimonial, de la formación de los novios, el tema de los hijos, que están muy solos".

"Es triste que haya hijos huérfanos de padres vivos, y eso no sólo pasa en barrios pobres, sino en los de las clases altas, con padres y madres que hacen su vida. Y eso es fruto de un egoísmo según el cual pensás sólo en vos y si no se cambia ese pensamiento, la familia, que es un 'nosotros', no puede subsistir. Cuando la familia fracasa, el mundo se empobrece", concluyó.

Coment� la nota