Anulan la condena por blasfemia contra la cristiana Asia Bibi

Anulan la condena por blasfemia contra la cristiana Asia Bibi

"Fue absuelta de todas las acusaciones", expresó un juez al leer el veredicto de la Corte Suprema. Su abogado musulmán aseguró que la mujer, sentenciada hace ocho años a la pena de muerte, recuperará la libertad pronto. El mundo rezó por su absolución.

La Corte Suprema de Pakistán absolvió este miércoles en apelación a la cristiana Asia Bibi, condenada a muerte por blasfemia en 2010 y cuyo caso suscitó indignación en el extranjero y violencia en el país.

"Fue absuelta de todas las acusaciones", declaro el juez Saqib Nisar al leer el veredicto en la Corte Suprema.

Ais Bibi, quien actualmente se encuentra encarcelada en una prisión de Multán (centro), será liberada "inmediatamente", agregó.

Este veredicto podría motivar la furia de los entornos religiosos fundamentalistas, que pedían desde hace tiempo la ejecución de Bibi.

En las últimas semanas, islamistas radicales habían amenazado a los jueces que analizaban su caso en la eventualidad de que el veredicto fuera favorable a la acusada.

Este miércoles se establecieron fuertes medidas de seguridad en Islamabad, con barreras en rutas cercanas a los barrios en los que viven los magistrados y la comunidad diplomática, constató la AFP.

Su equipo legal celebró la decisión de la corte.

"El veredicto muestra que los pobres, las minorías y los segmentos más bajos de ls sociedad pueden obtener justicia en este país a pesar de sus defectos", dijo a la AFP Saif-ul-Mulook, abogado de Bibi.

Asia Bibi, madre de cinco hijos, fue condenada a la pena capital tras una disputa con una musulmana en torno a un vaso de agua.

Su caso tuvo resonancia internacional y atrajo la atención de los papas Benedicto XVI y Francisco. En 2015, una de las hijas de Asia Bibi se reunió con el Papa latinoamericano.

La historia de esta cristiana de orígenes modestos divide profundamente a la opinión pública paquistaní.

La blasfemia es una cuestión extremadamente sensible en Pakistán, un país muy conservador en el que el islam es religión de Estado. La ley prevé hasta la pena de muerte para las personas halladas culpables de ofensa al islam.

Se cree que en el país hay unas 40 personas condenadas a muerte o cumpliendo cadena perpetua por blasfemia, según un informe de la Comisión de Estrados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional.

Coment� la nota