Alerta máxima en Italia por posibles atentados del ISIS contra el Papa

Alerta máxima en Italia por posibles atentados del ISIS contra el Papa

Roma elevó el nivel de seguridad, en momentos en que Francisco convocó a una reunión sobre Oriente Medio.

Mientras Italia elevó ayer al nivel máximo el alerta por posibles ataques terroristas del Estado Islámico, sobre todo contra Roma, centro de la cristiandad y sede del Papa en el Vaticano, Francisco convocó a una reunión cumbre, que comenzará mañana, de sus embajadores en Medio Oriente, las Naciones Unidas y la Unión Europea, junto con algunos de sus principales “ministros” de la Curia.

El objetivo es trazar un cuadro de la situación que para la Iglesia es crítica por la persecución a las minorías cristianas en la región. En el encuentro, que terminará el sábado, “se intercambiarán ideas y posibles iniciativas”. El portavoz pontificio, padre Federico Lombardi, dijo ayer que Francisco quiere mostrar “la cercanía del Papa y de la iglesia universal hacia los problemas”, a fin de “promover un movimiento de oración y solidaridad que venga al encuentro de esta situación dramática de nuestros hermanos y hermanas golpeados por la tragedia”.

El Papa saludará mañana, al comenzar las deliberaciones, a los presentes reunidos en el Vaticano, bajo la presidencia del cardenal secretario de Estado Pietro Parolín.

Ayer el diario vaticano L’Osservatore Romano publicó el texto de la intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el lunes, del “primer ministro” de Francisco. El cardenal Parolín afirmó que “es lícito y urgente” detener a los yihadistas del Estado Islámico en Irak, pero que las intervenciones militares deben ser realizadas con una acción multilateral, bajo el patrocinio de las Naciones Unidas y con un “uso proporcionado de la fuerza”, repitiendo las palabras del Papa argentino a los periodistas en la conferencia de prensa que dio en el avión que lo traía de Corea del Sur al Vaticano, hace unos días.

El parlamentario Giuseppe Esposito, vicepresidente del Copasir, el comité parlamentario italiano para la seguridad, reconoció que existe el riesgo de que el grupo yihadista del Estado Islámico atente contra el Vaticano y el Papa, pero dijo que “esta amenaza está bajo control”. Abu Bakr Al Baghdadi, el califa del Estado islámico, afirmó en julio que quería “conquistar Roma y el Vatiano”.

“El Vaticano representa un enemigo para los extremistas islámicos, especialmente después de los ataques a las Torres Gemelas de Nueva York y al Pentágono de Washington, el 11 de setiembre de 2001”, dijo Esposito.

Desde el Califato que domina territorios en Irak y Siria han enviado varias amenazas mortales contra Francisco.

Según el parlamentario Esposito, “no son solo amenazas creíbles sino que deben ser evaluadas con mucho cuidado”.

El ministro del Interior, Angelino Alfano, declaró ayer en Bruselas, donde hubo una reunión sobre la estrategia para la seguridad en la Unión Europea, que “el monitoreo que hacemos es continuo y la alerta elevadísima aun en ausencia de una amenaza específica”.

“Vivimos en tiempos de grandes cambios y de grandes amenazas”, agregó. “La amenaza del terrorismo ha asumido nuevas formas y modalidades operativas y requiere progresos en el plano normativo. Somos una gran comunidad bajo el ataque por parte de un califa y de un presunto estado y de una organización criminal que tiene condiciones, dinero y hombres que nadie tuvo nunca”. Alfano reveló que “ alrededor de 50 yihadistas han pasado por Italia en los últimos tiempos”.

Se ha decidido reforzar el control de pasajeros en el área interna de la Unión Europea. También “cambiar las normas para castigar a quien va a combatir en tierra extranjera”.

El Papa, a su vez, en un encuentro que tuvo el sábado con los miembros de la Guardia Suiza, conocido ayer, dijo hablando de las amenazas hacia su seguridad que “la peor bomba que hay dentro del Vaticano son los chismes”. “La cizaña es una bomba peligrosísima que destruye la vida”, agregó.

Francisco dijo a los suizos, que estaban sorprendidos, que “igual ustedes, los centinelas, vigilen las puertas y las ventanas para que no entre una bomba”.

Es evidente que el Papa estaba hablando de las resistencias emboscadas que siguen existiendo en la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, contra las reformas de fondo que Jorge Bergoglio está llevando a cabo desde que asumió el pontificado, hace 18 meses.

Comentá la nota