Alberto Barlocci: "Bergoglio llevó a la sede de Pedro a un hombre con el que todos nos podemos identificar"

Alberto Barlocci:

Voces en el mundo: Alberto Barlocci es italiano. Periodista y abogado.

Alberto Barlocci es italiano. Periodista y abogado. Hace décadas que vive en américa latina. Trabajó y trabaja en medios de comunicación del continente. Fue Jefe de Prensa en la televisión uruguaya, Director de la Revista Ciudad Nueva en Argentina, y colabora con publicaciones de diferentes países. Un apasionado de la comunicación, del periodismo, conocedor de la Iglesia, del Vaticano, del ecumenismo, y de los movimientos de laicos dentro de la Iglesia en todo el mundo.

Consultado sobre la actualidad de la Iglesia, a partir de la llegada de Francisco, Alberto reflexiona desde La Serena, Chile, donde vive hoy, traza un mapa sobre las situaciones de guerra y conflicto donde los católicos están resistiendo y son amenazados, valora los pequeños gestos con grandes mensajes, y comparte este análisis con Tres Líneas:

"Sin duda, se nota el enorme viraje que ha significado la elección de Bergoglio como Papa de la Iglesia católica. Si comparamos con el momento en que se celebra el Cónclave en 2013, recordaremos que el clima en ese momento era el de una institución sumamente cuestionada, envuelta en escándalos que riñen abiertamente con su misión y sacudida por divisiones internas al punto tal que su propio líder se encontró sin las energías necesarias para seguir en el cargo... en cuestión de pocas semanas, a partir de ese humilde ·buona sera" (buenas noches) con el que el nuevo Papa se presentó al mundo... como quien entra educadamente en tu casa ante todo saludado, la imagen y la percepción de la Iglesia ha cambiado sustancialmente. El Papa no ha resuelto definitivamente los problemas, no puede hacerlo solo, pero los está afrontando y con energía. Desde el día de la misa con la que inició el pontificado (luego de la que pidió que alejaran a un purpurado involucrado con escándalos de abusos) hasta su deseo de ver una Iglesia "pobre y para los pobres", hasta su reforma del banco vaticano (que, de paso, es una herramienta de la que la Iglesia no puede prescindir porque recurrir a bancos tradicionales significa depositar sus fondos a entidades que luego financian la compra de armas, o empresas corruptas o que contaminan, etc, lo cual provocaría ulteriores problemas). Otros signos de este cambio es su acento en el tema de las injusticias sociales, de la pobreza, la desigualdad. Es un Papa que habla con los gestos, que rechaza zapatos y ropaje lujoso, que se mueve en un auto normal, que prefiere un alojamiento más modesto, que públicamente afirma: ¿quién soy yo para juzgar a un homosexual? y que convoca a hablar de la familia con apertura e inteligencia. Esto es necesario decirlo, a mi entender, para ir a la médula de esta pregunta: porque si el Papa puede hacer esto es porque existe una Iglesia que encarna estas posturas, que le da argumentos a sus palabras. A no olvidarse que una de las primeras víctimas occidentales de este recrudecimiento del virsu ébola ha sido un sacerdote español... la Iglesia está en las fronteras, están al lado de las poblaciones amenzadas por el Isis en Siria e Irak (ya varios sacerdotes asesinados), hubo varios religosos y religiosas muertos por el ébola, en los conflictos africanos, al lado de los pueblos de Amazonia, en las villas miserias, con los adictos al paco... y la lista sería larga. Pero es esta realidad que permite al Papa hablar con propiedad y con contundencia. Cuando se habla de amor por los pobres, la Iglesia puede indicar ejemplo como Teresa de Calcuta o el banquero argentino Enrique Shaw. Sin duda, al mismo tiempo, los escándalos que han sacudido a la Iglesia están indicando que hay que atender a una serie de problemáticas internas, que significa poner a la Iglesia ante las cuestiones del siglo XXI. Y humildemente la Iglesia tiene mucho para dar, tiene mucho para aportar caminando junto a las demás fuerzas vivas de la sociedad. Quizás, esta "enfermedad" cancerígena ha sido también algo saludable que nos ha recordado que somos pecadores y débiles como todos los demás y que sólo escuchando y poniéndonos al servicio de los demás tiene un sentido la presencia de la Iglesia en la sociedad.

SÍNODO DE OBISPOS. DIÁLOGO Y ENCUENTRO

Barlocci, consultado sobre las expectativas con respecto al Sínodo de Obispos que se celebra en Roma, despliega una mirada cauta, pero siempre esperanzadora, en función de la posibilidad concreta de debatir algunos temas, escuchar diferentes posturas, y preparar el terreno para los encuentros mundiales de la familia para el 2015:

ESCUCHA Y DEBATE

"¿Que expectativas tengo con respecto al Sínodo de Obispos? No se si tengo expectativas de grandes cambios. Sí expectativas de una mayor capacidad de escuchar, de comprender las problemáticas que en el siglo XXI vive la familia. Cuando la Iglesia se ha encerrado en posiciones defensivas de ciertos valores, muy a menudo le ha ido mal porque ese encerrarse la ha asfixiado anclándola a visiones conservadoras en el mal sentido de la palabra (porque la Iglesia es naturalmente conservadora, por ser su misión la de conservar la Palabra de Dios), es decir una lectura poco abierta a aplicar las palabras evangélicas a los nuevos contextos"

MATERIALISMO Y CONSUMISMO

Para Alberto Barlocci, que ha vivido en Europa y América, el relativismo de hoy, el materialismo y el consumo, atacan sin distinciones a las creencias y a toda la sociedad: "No soy de los que piensa que la Iglesia es agredida por una cultura atea o materialista. Este "ataque" no se verifica contra la Iglesia en especial, sino que en realidad todos sufrimos el embate de una cultura materialista y consumista que necesita e induce al consumo para producir, aunque sea innecesario, y no producir lo necesario para el consumo. Esta visión mercantil le da precio a todo pero no sabe darle valor a nada. Motivo por el cual el single (solo, soltero) es un mejor consumidor que la familia, porque gasta todo para sus necesidades... la familia en cambio es un círculo de afectos en el cual los consumos son distribuidos en base a lo más necesario. Es un mercado que no aprecia la presencia de la mujer en el trabajo, porque será madre, faltará por eso, deberá tener ciertas protecciones que a la empresa cuestan... y así"

DEFENDER TODAS LAS FAMILIAS

Hay diversas posturas con respecto a los tema principales que plantea Francisco con respeto al Sínodo. En la sociedad actual que describe Barlocci, debe existir una prioridad: DEFENDER TODAS LAS FAMILIAS: "Es todo un contexto que atenta contra la familia, más que un proyecto racional de destrucción de la familia. Y quizás es éste el principal problema, más que las uniones de hecho u otro tipo de realidad, que sin duda merecen ser debatidas y comprendidas a la luz de los valores de la Iglesia. Esta invasión del mercado en todos los ámbitos de nuestra vida, en el estilo de consumo y de producción no lleva al colapso ambiental, porque la Tierra no puede soportar este embate. Creo que más bien es el problema clave que se repercute también sobre la familia y que algunos resuelven muy pragmáticamente"

BERGOGLIO

Desde Chile, un país con una profunda tradición católica, Alberto Barlocci reflexiona nuevamente en la nota la llegada, el desembarco del Cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio en el sillón de Pedro: "Me parece que Bergoglio llevó a la sede de Pedro a un hombre con el que todos nos podemos identificar. No ha llevado a una persona perfecta a un sabiondo que tiene una respuesta para todo, sino a un cristiano que camina con nosotros buscando. Al papa Francisco lo percibo con una linterna caminando con nosotros en la precaria oscuridad de esta noche a la que se parece el siglo XXI. No es que no tenga un norte, porque la Iglesia lo tiene y es la Palabra de Jesús, pero coherentemente con Su mensaje, este Papa prefiere perder las seguridades de ese norte (al que nunca deja de referirse) para afrontar el riesgo de buscar junto a cada uno el camino. Y ese "cada uno" resume a toda la humanidad, la que creer, la que no cree o que es escéptica, la posmoderna, la conservadora, la de otras religiones, la de la búsqueda de la verdad"...

CUANDO PA CHILE ME VOY...

En los últimos años, la vida ha llevado a Alberto a dejar Argentina, y llegar al país trasandino. Le consultamos desde Tres Líneas sobre la mirada chilena al fenómeno del Papa latinoamericano y la actualidad de la Iglesia de aquél país. Dice Alberto: "Espero ser respetuoso al opinar sobre el país en el que vivo desde hace un tiempo breve, Quizás Chile es menos propenso al entusiasmo que otros países, que han celebrado con más manifestaciones externas la llegada de este Papa. Sin embargo, percibo mucha atención y mucho respeto. Mucha esperanza. El chileno es un pueblo maravilloso, sobrio en sus manifestaciones externas, pero tremendamente concreto. Me parece que veremos en Chile una adhesión muy concreta a la nueva atapa que el Papa ha inaugurado para la Iglesia"

Alberto Barlocci, una voz del mundo. Un italiano, desde Chile, que ama profundamente el continente americano, y desde La Serena, observa, haciendo honor al nombre de la ciudad donde hoy vive, con la calma y serenidad necesarias, los fuertes cambios que se producen en la sociedad y en la Iglesia de hoy.

Dr. Alberto Barlocci: Presidente de Cláritas. Nació en Nápoles, Italia, y es egresado de la Universidad Federico II de Nápoles, donde en 1985 se recibió en Derecho. Frecuentó el Curso bienal de Ciencias Religiosas y Sociales del Instituto Mystici Corporis de Loppiano (Florencia, Italia). Residió en Montevideo (Uruguay) entre 1987 y 1999, donde comenzó su carrera en el periodismo, que ejerció en varios medios gráficos y televisivos. Entre 1996 y 1999 fue Jefe de Prensa de la edición matutina del informativo de Canal 5 de Uruguay. También fue miembro de la Comisión Directiva de la Asociación de Periodistas del Uruguay (APU). Sucesivamente, se trasladó a la Argentina y entre el año 2000 y el 2012 residió en Buenos Aires, donde fue director (2002-2012) de la publicación mensual de Cn revista y del programa radiofónico “Ciudad Nueva”. Entre 2003 y 2008 fue miembro del Departamento de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Argentina (Decosoc). Integra la red internacional de comunicadores NetOne. Es miembro del Centro internacional de Estudios “Escuela Abba”. Actualmente vive en Chile, desde donde es Coordinador del proyecto digital del Grupo Editorial Ciudad Nueva y es corresponsal de la revista quincenal italiana “Cittá Nuova”, además de publicar artículos en medios de varios países de América latina y de Europa. Se ha especializado en temas relacionados con la política internacional y la geopolítica, la globalización, el cambio climático, la relación entre política y medios de comunicación, deuda externa y economía social y solidaria, dando conferencias sobre estas materias en la Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Italia, Nicaragua, Paraguay y Uruguay. Es docente de los cursos de Economía Social y Solidaria y de Empresas Sociales que se imparten desde la Fundación Caritas.

Coment� la nota