Acto en Defensa de la Familia en Tierra del Fuego

Acto en Defensa de la Familia en Tierra del Fuego

Congregaciones cristianas reunidas en la convocatoria que realizó el Consejo Pastoral

Evangélico de Río Grande, en la Provincia de Tierra del Fuego, realizaron un Acto en Defensa de la Familia, en el Monumento a la Biblia, en el centro de esa ciudad.

Allí los oradores manifestaron que no quieren enseñanza sexual con ideología de género en las escuelas, recordando que los padres tienen derecho a elegir qué tipo de educación van a recibir sus hijos y que la misma ley nacional  N° 26.150  (de educación sexual integral) los respalda al reconocer, que los padres tienen derecho a estar informados sobre los contenidos que van a dictarse. Y que además la actual redacción de la citada ley no incluye la posibilidad que se introduzca ningún tipo de adoctrinamiento ni ideología, ni perspectiva de género.

Reclamaron además los presentes, que el Estado garantice a las iglesias el poder expresarse y que la responsabilidad parental  y las convicciones religiosas y/o de índole moral de las familias sea respetada.

En el marco de la celebración del mes de la Biblia, el libro más leído de toda la historia de la humanidad, y que contiene los preceptos y mandamientos de Dios para el pueblo cristiano, las iglesias de Río Grande participaron del evento denominado “Defendamos la Familia, Diseño de Dios”, en la tarde de este sábado.

Reunidos en torno al Monumento a la Biblia, cientos de familias reafirmaron su compromiso con la educación en valores de sus hijos basados en las enseñanzas del Libro de libros, y reclamaron que el Estado respete las convicciones y creencias de las familias y de los niños en particular como lo garantiza la Constitución Nacional y los Pactos de Derechos Humanos, entre otros la Convención de los Derechos del Niño, ya que se trata de leyes de cumplimiento obligatorio en nuestro país.

Los líderes religiosos que hicieron uso de la palabra fueron: Jorge Cayo, Carlos Gómez, Andrea Almirón de Pauli,  Jorge Kerbs, y Marcela Inardez.

Todos coincidieron en afirmar que “no vamos a permitir que nos roben el derecho de educar a nuestros hijos, y que queremos una educación sexual sin imposición de ninguna ideología”.

La pastora Andrea Almirón de Pauli explicó que “lo más valioso que tiene una sociedad o una nación es la familia. Lamentablemente en nuestro país se quieren modificar las leyes para la enseñanza de la ideología o de perspectiva de género en todos los niveles educativos y en diferentes ámbitos de la sociedad. Atentando así  contra la niñez y la familia. Atentando contra nuestras libertades y nuestra responsabilidad parental (patria potestad) para educar, formar y proteger a nuestros hijos según nuestros valores y creencias, y esto no lo vamos a permitir. Queremos decirles a quienes nos representan que no sacrificaremos nuestra libertad, conciencia y familia ante el altar de ninguna ideología. Por eso decimos todos juntos “Con mis hijos no te metas”

“CON MIS HIJOS NO TE METAS”

El lema que es conocido a nivel nacional ha sido levantado en distintas manifestaciones similares en distintas ciudades de Argentina donde los padres están expresando de manera pacífica pero con firmeza su oposición a las enseñanzas que pretenden desarraigar la sexualidad natural desconociendo que nacemos hombre o mujer, los únicos dos sexos biológicos existentes, para asegurar que la identidad sexual se construye y que se realiza a través de la percepción personal de cada persona , asegurando los padres que estos conceptos no probados científicamente lo único que hacen es interferir y confundir la identidad sexual de los niños.

La ideología o perspectiva de género disfrazada bajo argumentos de igualdad, y no discriminación busca desconocer los conceptos básicos de la sexualidad biológica (que nacemos hombre y mujer), y pretende imponerse como una forma de enseñanza de la sexualidad en las escuelas, en todos los niveles educativos, con el aval de los lobbys LGTBIQ (Lesbianas, gays, travestis, bisexuales, queer, etc)que están operando políticamente para introducir cambios en la actual ley ESI y modificarla para que se enseñe solo su forma de pensar.

Nosotros no discriminamos a nadie, no juzgamos las elecciones personalísimas relacionadas a la orientación sexual de las personas, pero sí nos negamos a que se pretenda imponernos a toda la sociedad argentina en su conjunto, su manera de pensar y de vivir la sexualidad. Y mucho mas cuando se pretende interferir en la educación sexual de nuestros niños, imponiéndoles ideas que buscan confundir su identidad sexual. Nadie tiene derecho a interferir en la identidad sexual de nuestros hijos, por eso le reclamamos al Estado que no interfiera en la educación moral que las familias decidimos para nuestros hijos, porque debe respetar lo que deciden los padres y las familias.

Desde las Iglesias además recordaron que contamos con libertad de culto y de expresión en nuestro país, y que las comunidades religiosas tienen derechos a expresar  sus opiniones en torno a lo que sucede con las familias, ya que las familias, siguen siendo la célula básica de la sociedad, y que la familia, como Dios la diseñó es la que propicia la continuidad de la raza humana, y que tenemos derecho a manifestar nuestras creencias, valores y que los mismos sean respetados y no se nos discrimine por pensar distinto.

Coment� la nota