Con abultada agenda, comienza la asamblea del episcopado argentino

Con abultada agenda, comienza la asamblea del episcopado argentino

Se descuenta que analizarán el comienzo del tratamiento en el Congreso de los proyectos de despenalización del aborto así como la situación social. El encuentro será presidido por el obispo Oscar Ojea, recién regresado de Roma, donde se vio con el Papa.

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) comenzará este lunes una semana de deliberaciones la localidad bonaerense de Pilar, en su primera asamblea plenaria del año, a la que participarán un centenar de obispos de todo el país.

El encuentro será presidido por el titular del Episcopado, el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, recién llegado de Roma, donde participó junto al Papa Francisco de los trabajos preparatorios para el Sínodo sobre la Amazonia que se celebrará el año próximo.

Las deliberaciones comenzarán el lunes por la tarde en la casa de retiros espirituales El Cenáculo de Pilar, con una misa presidida por Ojea, y se extenderán hasta el sábado al mediodía.

De acuerdo a lo informado por la agencia AICA, los prelados tendrán un intercambio pastoral sobre temas de mutua preocupación, y durante la semana reflexionarán acerca de los cambios que la posmodernidad ha introducido en la sociedad argentina, con un informe a cargo de la Comisión Episcopal de Fe y Cultura. 

Los prelados también analizarán el comienzo del tratamiento en el Congreso de los proyectos de despenalización del aborto así como la situación social del país, y los informes de la campaña "Vale Toda Vida".

Hacia el final de la semana, los obispos comenzarán a delinear una propuesta de itinerario pastoral para el trienio 2017-2020, y a su vez votarán a los representantes que participarán en octubre en Roma del Sínodo convocado para abordar la realidad de los jóvenes.

En marzo, tras una reunión de la comisión permanente, el episcopado expresó su preocupación por la "delicada situación social" que atraviesa la Argentina debido al "número creciente de despidos", así como por la "grave" situación de las provincias del NOA generada por las inundaciones y también por el tema de la despenalización del aborto.

De cara a las audiencias que ya comenzaron en el Congreso sobre el tema, la Iglesia se propuso "encarar el debate sobre esta cuestión, integrando las áreas de comunicación, pastoral y diálogo con los legisladores".

En ese encuentro de marzo, los obispos ratificaron los términos de la declaración que difundieron el pasado 23 de febrero, titulada "Respetuosos de la vida", en la que pidieron que el debate se lleve a cabo en un clima de "diálogo sincero y profundo, sin descalificaciones, violencia o agresión", y pidieron políticas públicas que establezcan como prioritarias la educación sexual integral de la ciudadanía.

Coment� la nota